Respuestas de la Biblia ante la preocupación

“Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, a los cuales él ha llamado de acuerdo con su propósito.”
Romanos 8:28

“Porque el Señor es bueno; su amor es eterno y su fidelidad no tiene fin.”
Salmo 100:5

“Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia.
Ten presente al Señor en todo lo que hagas, y él te llevará por el camino recto.
No te creas demasiado sabio; honra al Señor y apártate del mal.”
Proverbios 3:5-7

“No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también. Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.”
Filipenses 4:6-7

“Cuando tengo miedo, confío en ti.”
Salmo 56:3

Confiar en Dios es tener plena seguridad de que Él está obrando a nuestro favor. Lo contrario a esto sería confiar en nosotros mismos y en nuestra propia interpretación de lo que nos sucede, lo que fácilmente nos conducirá a la preocupación.
La Biblia nos invita a comprometer nuestros más profundos afectos en nuestra relación con Dios. ¿Podemos confiar en el Señor a pesar de las diferentes situaciones que estemos atravesando? ¿Podemos confiar en Cristo sin importar lo que ocurra?

La principal razón por la que debemos confiar en Dios es que Él es digno de nuestra confianza. Sus planes son perfectos e inmutables. Y su cuidado por nosotros es constante.
Es inevitable que este mundo imprevisible, la fragilidad humana y lo pasajero de las cosas amenacen con causarnos preocupación. Pero la Biblia nos enseña que esperar con seguridad en Dios será la respuesta a nuestra ansiedad.

Si nos dedicamos a conocer a Dios a través de su Palabra, vamos a aprender que Él es digno de nuestra confianza y, así, ésta crecerá en Él diariamente.

Fuente: Sociedad Biblica Argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *